Trending News

Get Your Daily Dose of Trending News

Fashion and Style

Francia apoya a Woody Allen, Louis C. K. y Johnny Depp

[ad_1]

Woody Allen ha descrito su nueva película, Coup de chance, como un “venenoso filme de suspenso romántico”. Debutó el lunes en el Festival Internacional de Cine de Venecia y se estrenará el 27 de septiembre. Pero los espectadores estadounidenses no podrán verla en los cines a menos que visiten, por ejemplo, París o Marsella.

Al igual que sus dos últimas películas, Coup de chance —una producción francesa, en francés, con un reparto francés— no se distribuirá en los cines de Estados Unidos. El último acuerdo de Allen con una compañía estadounidense finalizó en 2018, cuando Amazon cortó lazos con el cineasta en medio del renovado interés en las acusaciones de que había abusado de su hija adoptiva Dylan Farrow.

En repetidas oportunidades, Allen ha negado esas acusaciones y continúa trabajando. Rodó Coup de chance en París y sus alrededores, donde ha encontrado una importante productora dispuesta a trabajar con él.

Durante mucho tiempo, Francia ha sido un refugio para los artistas estadounidenses que huían del racismo o la persecución política, como Josephine Baker, que fue acogida por el público parisino en la década de 1920, y el director de cine Jules Dassin, que encontró trabajo en el cine francés después de haber sido incluido en la lista negra de Hollywood durante la era McCarthy en la década de 1950.

Pero, últimamente, Francia ha dado una cálida acogida a personas que pertenecen a una categoría totalmente distinta: hombres que han sido acusados de abusos sexuales, conducta sexual inapropiada o violencia doméstica.

En 2018, Louis C. K. hacía comedia en vivo en París entre carcajadas, meses después de que varias mujeres dijeran que se había masturbado delante de ellas (“Esas acusaciones son ciertas”, dijo en respuesta a las aseveraciones de las mujeres). Llegó a aparecer en una serie de televisión francesa, La meilleure version de moi-même (La mejor versión de mí mismo), dirigida por Blanche Gardin, una comediante y cineasta francesa que se convirtió en su novia. Louis C. K. y Gardin, que ya no están juntos, también hicieron un pódcast sobre su relación.

En Estados Unidos, Louis C. K. no ha aparecido en programas de entrevistas ni ha hecho películas o programas de televisión para grandes empresas de entretenimiento desde que se formularon las acusaciones contra él, pero ha seguido recibiendo el apoyo de sus simpatizantes incondicionales. En enero, agotó las entradas para su actuación en el Madison Square Garden de Nueva York.

En Francia, dijo Robb, “los artistas tienen derecho a ser criminales, malhumorados, a ser imaginativos y a no ser como los demás”.

Citó a Arthur Rimbaud, el poeta francés del siglo XIX, hedonista y fumador de opio, cuyos escritos formaban parte del plan de estudios de bachillerato en Francia. “Los escolares se ven obligados a leer las fantasías desquiciadas y drogadictas de Rimbaud”, afirmó Robb. “Romper las reglas se considera una condición sine qua non de la vida artística”.

Los escándalos de Allen, Depp y Louis C. K. surgieron a raíz del movimiento #MeToo. Ese movimiento también ha tenido algún efecto en la vida cultural francesa. Los legisladores aprobaron leyes que penalizan el acoso callejero y fijaron en 15 años la edad de consentimiento sexual. Algunos artistas franceses, entre ellos el actor Gérard Depardieu, han sido criticados por acusaciones de conducta sexual inapropiada.

Sin embargo, Hélène Frappat, crítica de cine y novelista francesa, afirma que el movimiento no ha calado tanto en su país como en Estados Unidos. “No creo que el movimiento #MeToo haya sido la revolución que esperaba en Francia”, escribió en una entrevista por correo electrónico.

Añadió que, si bien ha habido una “revolución” en Francia entre la generación más joven y “muchas mujeres”, la comunidad creativa ha sido en gran medida inmune al cambio. “La comunidad artística, como la élite francesa, es presa del pánico moral de los viejos blancos aterrorizados por perder una migaja de poder”, escribió Frappat.

[ad_2]

Sahred From Source link Fashion and Style

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *